Acceso usuarios

Divorcio, mascotas y estabilidad emocional para los niños

En esta vida hay cambios para los que no se nos prepara, por ejemplo: un divorcio. Una situación así, por muy bien que se pretenda llevar, conlleva una serie de cambios "no deseados" para los niños. Provocando, en muchas ocasiones, una gran inseguridad emocional. El artículo de hoy pretende dar respuesta a algunas dudas que algunos clientes nos han planteado a lo largo de nuestra experiencia profesional sobre como puede ayudar una mascota en estos momentos tan difíciles.
La realidad que se nos plantea en estos momentos es la que la cifra de divorcios continua creciendo. Mientras que en España estamos en un 30% de separaciones, Estados Unidos, Alemania o Inglaterra rondan el 50%.
En este sentido, cuando nuestra prioridad es la de salvaguardar el bienestar de los niños, una mascota puede resultar de gran ayuda. A nivel psicológico son muchas las terapias con niños que utilizan la figura del perro, para lograr que se liberen de las tensiones emocionales, que se van acumulando a causa de una situación traumática como puede ser, el divorcio de unos padres.
Nosotros consideramos que tener una mascota es aconsejable para un niño, cuyos padres se divorcian por:


Ofrece estabilidad emocional. Cuando se produce un divorcio, los niños y adolescentes entran en un estado de inestabilidad. Sobretodo cuando tienen que alternar entre dos hogares (el del padre y el de la madre). Así, la compañía de una mascota aporta la estabilidad, el afecto y la atención, que el niño necesita, en determinados momentos del proceso de divorcio.
Reducen el estrés. Esta comprobado, tanto en Medicina como en Psicología, que las mascotas ayudan a relajarnos y a mejorar nuestra salud. Por tanto, en una situación estresante para un niño, como puede ser un divorcio, tener una mascota le ayudará a sentirse menos estresado.
Favorecen la comunicación. Una mascota tiene la capacidad de ayudar a llenar esos espacios y silencios emocionales, que se crean entre el niño y los padres, en determinados momentos del proceso de separación. Los animales pueden reforzar la comunicación y los vínculos de los niños con sus padres, en tan delicados momentos.
Aportan seguridad. La experiencia nos dice que, una mascota aporta seguridad al niño. Cuando hay un divorcio muchos niños se sienten solos e incluso pueden llegar a sentir que han sido abandonados. Para minimizar estos sentimientos negativos, una buena alternativa es tener una mascota, que les hará más responsables, les hará augmentar la autoconfianza y les dará mayor seguridad.


No podemos acabar este artículo sin decir que una mascota puede ayudar, en general, a cualquier miembro de la familia que afronte una situación de divorcio. Hemos centrado el tema en los niños por ser la parte más vulnerable, pero una mascota también puede ayudar a un adulta a enfrentarse a una separación, ya que como decíamos al principio: el amor que da un animal es "incondicional" y este sentimiento es curativo.

Conocer más sobre cómo una mascota puede ayudar a nivel psicológico y médico en una situación de estrés emocional.

Ven a las clínicas veterinarias Nexo, primera revisión Gratis
verano mareo viajes coche mascota
Descarga tu aplicación Nexo
Planes de salud veterinarios Nexo
Localiza tu clínica veterinaria Nexo más cercana.
Facebook Twitter Youtube